No es un juguete

Sin gastos veterinarios ni ladridos nocturnos.
Sin manchas ni pelos.
Se queda solo en vacaciones y no requiere atención.
No necesita cariño, no sufre.

No es un regalo

Una mascota real requiere mucha responsabilidad.
No son un capricho.
No son un regalo.

Categoría: Noticias, Portada · Etiquetas: